917 818 893 - 915 672 792 - 662 164 735   

Al mal tiempo, buena cara.

Frío, cambios bruscos de temperatura, viento… Estos factores suponen una agresión para nuestra piel.

Al igual que en verano protegemos nuestra piel del sol, en estas estaciones invernales debemos tener otro tipo de cuidados. El frío provoca una vasoconstricción de nuestros vasos sanguíneos, evitando así la perdida de calor del cuerpo. También se retrasa el ciclo de renovación de celular, acumulando células muertas en la superficie de nuestra piel. Este cúmulo de células muertas impide que la secreción de las glándulas sebáceas llegue a la superficie de nuestra dermis, provocando que esta quede seca y tirante. Por ello debemos tener especial cuidado con las zonas del cuerpo que estén más expuestas, como el rostro o las manos. Y para ello os damos unos consejos para cuidar tu piel en invierno:

  • No abuses de las duchas largas y calientes, y utiliza jabones suaves.
  • Hidrata bien tu piel tanto del cuerpo como de la cara, para formar una barrera protectora ante los agentes externos.
  • Utiliza antioxidantes como la vitamina C tanto a nivel tópico como oral.
  • Bebe agua, es fundamental estar bien hidratada.
  • Exfóliate y utiliza mascarillas regenerantes e hidratantes una vez a la semana o cada 15 días según las necesidades de tu piel.
  • No te olvides de tus manos y labios, son zonas que sufren especialmente con las bajas temperaturas.
  • Utiliza fotoprotección en las zonas expuestas.